OBESOS DESNUTRIDOS

 

La mayoría de las veces cuando hablamos de desnutrición, pensamos en grupos poblacionales que tienen carencias por limitación en su ingesta diaria, al comer menos alimentos de los que deben. Y eso es correcto, pero pensamos en personas con bajo peso, y esta definición incluiría también a los grupos poblacionales obesos, ya que a pesar de tener una ingesta masiva de “comida” esta no alimenta.

 

La obesidad es un tipo de malnutrición, en la cual el exceso predomina,  generalmente en la dieta de las personas obesas sobran algunos nutrientes y faltan otros, es decir, suelen ingerirse hidratos de carbono y grasas en abundancia y consumirse escasas cantidades de vitaminas, minerales y fibra. Por lo cual, su alimentación no es buena y su nutrición tampoco. Una persona puede ser obesa y presentar carencias nutricionales a causa de la pobre ingesta de micronutrientes que generalmente se encuentran en frutas y verduras frescas, hojas verdes, cereales integrales y legumbres. 


Existe la idea erronea de que una persona obesa no tendría porque tener carencias nutricionales, pero como he comentado esto no es así, los estudios abalan que la mayoría de los obesos las tienen. Esto se debe a la gran ingesta de calorías vacias que consume este grupo poblacional, ya que los productos de su dieta tienen gran cantidad de azúcares.Por otro lado, este grupo poblacional no suele llevar una dieta equilibrada y sana, ya que suelen ingerir productos no recomendados debido a su sabor o incluso dependencia a estos. Sí, has oído bien, dependencia tanto psicológica como física, el exceso de algunas sustancias como el azúcar nos pueden generar este tipo de dependencias, actuando en nuestro organismo como drogas. Por lo que sentimos la necesidad de ingerirlos.

 

La dieta de este grupo poblacional suele ser desequilibrada y supera por mucho la cantidad de calorías recomendadas en el día. Ya sea por problemas de adicción o de ansiedad, comerán mucho más de la cuenta, y alimentos hipercaloricos vacios de sustancias nutritivas. El problema de esta ingesta masiva es que todas estas calorías se acumularán en forma de grasa, por lo que el individuo entra en un bucle del que le será muy difícil salir.

 

Al no ingerir productos adecuados contaremos con carencias de minerales, vitaminas, acidos grasos, oligoelementos, entre otros, y tendremos una ingesta masiva de azúcares, grasas, productos tóxicos, como conservantes, estabilizante, productos modificados genéticamente, pesticidas,…. entre muchos otros. Al no ingerir cantidades adecuadas de fibra, sufrirán de estreñimiento agravando el problema, por un lado por la mayor absorción de sustancias  tóxicas al pasar mas tiempo en el intestino el contenido fecal, y por otro lado al estar más irritado este tendremos agravadas las carencia nutricionales por dificultad de absorción de éstas, todo consecuencia de los malos hábitos alimenticios.


Entre las carencias que podemos tener, los estudios realizados han demostrado que existen a nivel de vitaminas como por ejemplo la vitamina D(encargada de regular el paso de calcio a los huesos por lo que su deficiencia puede ocasionar disminución de la mineralización ósea), y también de vitaminas A, B1, B12 y ácido fólico (esenciales para el buen funcionamiento del sistema nervioso y para prevenir las anemias),   hierro, magnesio y calcio, entre otros.

 

Esta epidemia y sus consecuencias no sólo afecta a adultos, sino también a niños.
El problema mayor de estos niños obesos desnutridos,  es que por sus carencias nutricionales van a tener restricciones en su crecimiento y desarrollo, ya que su dieta no les aporta todos los nutrientes y minerales. Abusan, por ser niños, de las chuches, fritos, chips, bollería y comida basura en general, premiamos a nuestros hijos llevándolos a su restaurante de fast food favorito, les permitimos no tomar suficientes frutas y verduras, así como ensaladas porque no les gustan, abusan de galletas, preparados lácteos, como batidos de fresa o chocolate, que nutricionalmente mucho distan de tener los nutrientes que tendrían de forma natural, pizza, embutidos, panes blancos (sin corteza, porque no le gusta), grasas en abundancia en forma de galletas rellenas, bollos, quesos (el amarillo el peor, que mucho se aleja de ser casi un lácteo, ya que casi todo es grasa saturada), salchichas, y una infinitud de productos que por ser niños le permitimos comer.


Se pueden buscar mil formas de que el niño sea niño, y darles dulces ricos y sabrosos pero a la vez nutritivos, hacer nuestras propias chuches en casa es algo tan sencillo como batir una fruta y mezclarla con gelatina y ponerla en moldes a enfriar, y encima el niño puede pasarlo de lujo compartiendo este tiempo con sus padres preparando sus chuches favoritas. Lo que como desconocemos esta información y confiamos en los productos que nos dan ya preparados, nos fiamos de su seguridad. 
Debemos tomar riendas en el asunto y recuperar las riendas de nuestra salud y de nuestros hijos, y volver a esas tardes de domingo y lluvia preparando galletas con mami y tomando chocolate a la taza.
Los niños, al igual que nosotros, son lo que queramos y permitamos que sean.

 

© Nerea de la Torre

 

 en redes sociales :

 

QUIERES ESTAR INFORMADO DE LAS  ULTIMAS NOVEDADES DE COCINACURATIVA, SIGUENOS EN FACEBOOK

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
©cocinacurativa ©Nerea de la Torre. Todos los derechos reservados. Contenido propiedad de su autor. Prohibida la reproducción total o parcial. ©Copyright 2018.