PSORIASIS

 

La psoriasis es una afectación dérmica cada vez más común en nuestro medio. Afecta principalmente a  codos, cuero cabelludo y rodillas, pero en ocasiones, puede hacerlo en todo el cuerpo. Se caracteriza porque la piel se pone de color rojizo, se inflama y se descama. 


Es un problema que incluso puede llegar a mitigar la autoestima del que la sufre. Puede influir en su vida cotidiana, ya que al limitar al exponer las partes de su cuerpo afectadas, evitará ir al a playa o utilizar ropas de ropa que dejen al descubierto. Por ello no es una enfermedad grave, pero sí de mucha importancia, porque aparte de la salud física de quien la padece, se ve afectada también su salud psicológica.


Cuando vamos al médico por una afectación psoriática lo primero que nos recomiendan es una pomada, una crema, etc, hemos probado todas las del mercado, caras y baratas, remedios caseros, y puede que notemos una ligera mejoría, pero no nos soluciona el problema.
Esto es totalmente normal, ya que con algo de acción tópica no vamos a solucionar el problema, debido a que su causa es mucho más profunda, el problema de la psoriasis tiene una causa sistémica, no localizada.


Cuando tenemos psoriasis, la causa principal, es el exceso de ácido de nuestro cuerpo lo secretamos por la piel, este produce irritación y lesiones descamativas dérmicas. Lo explicaré de forma sencilla para que todos lo entendamos. Nuestro organismo para realizar sus funciones metabólicas correctamente y vivir, debe tener un pH interno de aproximadamente 7.365, cuando este se desequilibra, mediante diferentes procesos vuelve a su normalidad. El problema es cuando hay una acidosis crónica. Tiene tal cantidad de ácidos circulantes, que pueden provocar daños, y no tiene capacidad de compensarlos, por lo que los tiene que eliminar de alguna forma, y en el caso de la psoriasis, el método elegido es a través de la piel, por lo que, estos ácidos producirán lesiones al contacto con ésta, cuyo pH debe estar alrededor de 5.5. 


Estos ácidos serán el resultado de dos factores causales primordialmente, uno será como no, la alimentación , y el otro el estrés.


Luego puede haber otras causas, como puede ser el gluten o los lácteos.
En cuanto al gluten y los lácteos, deberían de ser eliminados por lo menos temporalmente de la dieta, para valorar si el origen causal, puede ser este. Existen varios estudios que demuestran la relación directa causal entre el gluten y la psoriasis, por lo que para saber si es tu causa, deberías de eliminarlo de tu dieta durante un mes, y ver si hay mejoría, o empeoras con su reintroducción. Lo mismo ocurre con los lácteos.

 

RECOMENDACIONES COCINACURATIVA


Por lo tanto para sanar, necesitaremos partir desde dentro, para ver los resultados fuera, es decir en la piel.


Con respecto a la alimentación, es necesario el eliminar todo lo que sea un causante de ácido. Te recomiendo leer el artículo de cocinacurativa.com alimentación alcalina. Estos causante de pH acido son alimentos que al se metabolizados por el organismo o acidifican como la carne, el queso, lácteos, huevos, procesados, refinados, azúcar blanco (el peor de todos), bollería industrial, irritantes como el café y el tabaco,… 


Estos deberían ser cambiados por una alimentación predominantemente alcalina, como frutas y verduras, crudas mejor ya que la cocción acidifica, legumbres, cereales integrales, pseudocereales, el limón es un potente basificante, algas, semillas, frutos secos,…  

Incluye el consumo de alcachofas en tu dieta, así como de perejil.


El tomar abundante agua, alrededor de litro y medio al día, será de importancia. Y también será de gran ayuda el comenzar el día tomando un vaso de agua tibia con zumo de limón.


El umeboshi puede ser ideal en este caso, ya que te va a ayudar a regular tu pH, es un potente desintoxicante y alcalinizante.


El estrés, es uno de los productores de acidificación del organismo más importantes. Por ello, en el caso de padecer psoriasis, es muy importante tomar medidas para regularizarlo. Veremos empeorar la enfermedad en épocas de aumento de este, o de afectación emocional. Por lo tanto toma relevancia la regulación del sueño, realizar actividad física regular para eliminación  de toxinas y liberación de endorfinas endógenas, así como actividades relajantes.

 

Como hemos dicho es de relevancia mejorar el estado de sueño, por ello hay que acostarse siempre a la misma hora, en una habitación cómoda y ventilada, no hacer actividades antes de dormir una vez ya en la cama, como leer, ver la tele, etc, acostarse sólo para dormir. Tomar una infusión relajante por ejemplo de pasiflora, que es sedante y relajante muscular, antes de acostarse. Tomar un baño relajante, también es una buena opción. Aprovechando después, para hidratar la piel, con rosa de mosqueta, almendras dulces o aceite de coco, que ayudarán a la recuperación de la piel afectada.


Si es posible, los baños en el mar y el sol con moderación, son muy recomendados para las lesiones descamativas.


Hacer ejercicio físico regular, así como alguna actividad que ayude a regular mente y cuerpo, como el yoga, meditación o taichí.


Tomate un momento del día para ti, para relajarte. Busca un lugar tranquilo, pon música relajante y quizás algo de aromaterapia, cierra los ojos y céntrate en las cosas buenas que hay en tu vida, céntrate en esos pensamientos y dedícales unos minutos, a la vez que haces respiraciones profundas, esta actividad bajara tu grado de ansiedad y será muy beneficiosa.


FITOTERAPIA


Existen numerosas plantas de las que nos podremos beneficiar en estos casos.


A la hora de relajarnos y bajar niveles de estrés serán recomendables la valeriana o la pasiflora, ayudaran a la relajación y conciliación del sueño.


También será muy recomendable tomar infusiones de cardo mariano, diente de león o boldo, que nos ayudaran a desintoxicar el hígado.


Así mismo para ayudar a los riñones deberíamos incluir infusiones de cola de caballo, arenaria o té verde.


El consumo de alga clorella será muy recomendable, por sus vitaminas y minerales, así como su alto poder desintoxicante.


A nivel tópico el aloe vera, así como la avena serán de gran utilidad. La avena puedes añadirla al agua del baño.


El uso de aceites esenciales de bergamota, lavanda o naranjo, como aromaterapia, ya sea en difusor o simplemente unas gotitas en la almohada, por ejemplo, serán de gran beneficio a la hora de tener un efecto relajante.

© Nerea de la Torre

 en redes sociales :

 

QUIERES ESTAR INFORMADO DE LAS  ULTIMAS NOVEDADES DE COCINACURATIVA, SIGUENOS EN FACEBOOK

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
©cocinacurativa ©Nerea de la Torre. Todos los derechos reservados. Contenido propiedad de su autor. Prohibida la reproducción total o parcial. ©Copyright 2017- 2018.