HIPERTIROIDISMO

 

¿QUE ES EL HIPERTIROIDISMO?


La glándula tiroides, tiene forma de mariposa y se sitúa en el cuello,  justo debajo de la nuez de Adán, junto al cartílago tiroides, sobre la tráquea. 
Es la glándula endocrina por excelencia de nuestro cuerpo. Es el director de orquesta de nuestro organismo. Por lo tanto si ella va mal, desorganizará el resto de funciones relacionadas con ella.
La glándula tiroides regula el metabolismo del cuerpo, es productora de hormonas y proteínas, y regula la sensibilidad del cuerpo a otras hormonas. Las hormonas tiroideas controlan el ritmo de muchas actividades del cuerpo, estas incluyen la velocidad con la que se queman calorías y cuán rápido late el corazón. Todas estas actividades componen el metabolismo del cuerpo. Las hormonas tiroideas son esenciales para el funcionamiento normal de todo el organismo y su acción es crucial para distintos sistemas. El hipotálamo libera una hormona TSH, que, a su vez,  estimula a la hipófisis a liberar otra hormona (tirotropina). Esta hormona estimula a la tiroides a secretar otra hormona (tiroxina o T3) que es transformada en el hígado y otros órganos en triyodotironina (T4), que es la forma activa que estimula las funciones químicas del organismo.

 

El hipertiroidismo es una disfunción de la glándula tiroides por la cual produce excesiva cantidad de hormonas tiroideas (tiroxina y triyodotironina) de las que el cuerpo necesita, provocando una serie de trastornos importantes. Por lo tanto, si la función de las hormonas tiroideas es acelerar los procesos metabólicos del organismo, cuando tenemos una cantidad exagerada, estas funciones se aceleraran, provocando disfunciones en otras partes y sistemas del organismo. 
El hipertiroidismo es más frecuente en mujeres, que tienen diez veces más probabilidades de sufrirla.

 

Esta enfermedad tiene diferentes formas de manifestación como pueden ser:
La Enfermedad de Graves, donde las células inmunológicas atacan a la glándula tiroidea, por lo que esta responde produciendo más hormona de lo normal.
Adenoma tóxico, un tumor benigno en la tiroides que interfiere en su correcto funcionamiento
Bocio multinodular tóxico, el crecimiento anormal de las células tiroideas generando múltiples nódulos, lo que provoca una hiperactividad de la glándula
Tiroiditis, inflamación de la glándula 

 

SINTOMAS 

 

Los síntomas que provoque el desajuste de esta glándula endocrina podrán desde ligeros a graves según el caso, y el nivel de aceleración del organismo que produzca.

Algunos de los síntomas más habituales o característicos del hipertiroidismo son:
Taquicardia, arritmia, pérdida de peso, sensación continua de hambre, insomnio y ansiedad, diarrea, sensación continua de calor e intolerancia al mismo, piel caliente, rubor facial, desajustes menstruales, temblores, hipertensión, irritabilidad, debilidad, abortos espontáneos, fatiga, sudoración, dificultades respiratorias.
En el hipertiroidismo hay otro síntoma que es el de los ojos exoftalmos (“salidos o saltones”) en los que podemos observar también un exceso de lagrimeo y una tendencia a la rojez. 
En la enfermedad de graves, es común que se produzcan los exoftalmos, produciendo como hemos dicho un exceso de lagrimas e irritación, incluso produciendo en ocasiones visión ocular borrosa. En afectados por la enfermedad de Graves es posible la aparición del bocio, que es un aumento no canceroso de la tiroides, manifestándose en forma de agrandamiento de la parte inferior de la garganta.


CAUSAS


La medicina convencional y muchas teorías disponen como causante del hipertiroidismo por ejemplo a la herencia genética o al sistema inmunológico, y  por lo tanto no podríamos hacer nada o poca cosa frente esta enfermedad, ya que nuestro destino estaría en manos de la “mala suerte”,  lo que nos dejaría muy poco margen de maniobra y un nulo control para tomar cartas en el asunto o hacer algo que no sea medicarse de por vida (lo cual tiene su precio en todos los sentidos).

 


Las  nuevas teorías y estudios dan una causa alternativa, así como las nuevas corrientes holísticas. Estas últimas entienden la salud de un modo global y consideran que cualquier anomalía en el funcionamiento del organismo se produce cuando no le estamos proporcionando las herramientas que necesita. Es un perfecto estado de equilibrio, que cuando pierde esa estabilidad se manifiesta por algún lado. Esta visión nos permite un margen de maniobra mucho mayor, una responsabilidad con nuestro cuerpo y nuestra vida, y muchas más opciones para implicarnos activamente.
 

Por lo tanto el hipertiroidismo seria una consecuencia de una causa previa, que sería el desequilibrio cuando no se le dan las herramientas necesarias para un normal funcionamiento. Cuando seguimos una dieta orgánica adecuada y un estilo de vida que incluya hábitos saludables necesarios para la salud, las células no se reproducen anormalmente, el sistema inmunológico no enloquece y los virus no encuentran un terreno en el que proliferar. Es más, cuando el “terreno” es el adecuado, la relación con los microorganismos es simbiótica, en lugar de patógena.
Por ello desde un punto de vista de la medicina natural, una anomalía en nuestro organismo, como el hipertiroidismo en este caso, tiene una causa más profunda y tiene que ver con nuestro estilo de vida, con los abusos con los que ha tenido que mediar. Incluso aunque tuviéramos una predisposición genética para ello, sería solo eso, una predisposición que jamás se desarrollara si le proporcionamos al cuerpo todo lo que necesita y mantenemos este equilibrio perfecto. 

 

Por lo tanto somos responsables de nuestra propia salud, y deberíamos actuar en consecuencia de forma activa.
Entonces cuales serian las causas que verdaderamente nos predispongan al desarrollo de esta enfermedad, pues todo aquello que influya de manera negativa sobre el correcto funcionamiento de esta glándula, cosa con la cual puede mediar, puede compensar un cierto tiempo, pero llegara un momento en que no pueda compensar más y se manifieste la enfermedad. Estas causas son:
Pesticidas y sustancias toxicas, aditivos, transgénicos en los alimentos, productos procesados, dieta inadecuada, comida procesada baja en nutrientes imprescindibles, los productos químicos que nos rodean, incluidos los de higiene y cosmética, la fala de descanso, el estrés, falta de ejercicio físico, o ejercicio extenuante y oxidativo,  sentimientos negativos,…Por ejemplo también puede ser causada por un exceso de toma de Yodo, por  tomar demasiado yodo en la dieta (algas marinas, como la Fucus, en exceso) o a través de preparados para adelgazarque también contengan iodo.

Por ello tendria una raíz multifactorial. Este tipo de disfunciones se producen por una acumulación de sustancias tóxicas en el organismo que le impiden desarrollar sus funciones correctamente. Cuando eliminamos tóxicos empezamos a sentirnos mejor en todos los aspectos, ya que nuestro organismo es una maquina tan perfecta que se encargará de eliminar los acumulados hasta llegar al equilibrio de nuevo. Por lo tanto es un proceso reversible. 

 

Muchas veces, las enfermedades se presentan como auténticas oportunidades para mejorar nuestra vida en todos los sentidos, así que hay que aprovechar la oportunidad.


TRATAMIENTO


Al igual que tiene un origen multicausal, esta enfermedad habrá que abordarla desde diferentes puntos de vista, no existe una pastillita mágica que nos ayude a volver al equilibrio, tenemos que hacer un cambio de hábitos de vida para revertir el proceso. Por ello habrá que invertir tiempo y comprometerse a cambiar.
 

 

DESINTOXICAR NUESTRO ORGANISMO

Antes que nada deberemos desintoxicar el organismo, ya que si partimos de la base de que el sucesivo acumulamiento de tóxicos está impidiendo su normal funcionamiento, entonces resulta evidente que la primera pauta a seguir sea limpiar y desintoxicar este. Esto no es tarea fácil, ya que requiere compromiso si queremos obtener resultados y eficacia real. Por lo tanto deberemos tomar una serie de medidas:


En primer lugar cambiar nuestra dieta, hacia una dieta más respetuosa con nuestro organismo. Esto incluye desechar de ella los productos procesados, las harinas refinadas, cereales refinados, sal y azúcar refinados, y lácteos, sobretodo la leche de origen animal. En su lugar optaremos por productos sin procesar, cereales integrales, harinas integrales, sal marina o del Himalaya, edulcorantes naturales (panela, stevia, azúcar de coco, miel,…), verduras y frutas frescos, a poder ser de procedencia ecológica para añadir una menor cantidad de tóxicos a nuestra dieta, evitando con ello los pesticidas y químicos sobreañadidos. Importante también incluir vegetales crudos a nuestra dieta, ya sea en forma de zumos verdes ensaladas o comida crudivegana, tienes multitud de recetas en el recetario crudivegano de cocinacurativa.com, semillas, frutos secos activados (mira el articulo en información de activar frutos secos), algas, fermentados, germinados, deshidratados, pastas de harinas integrales. Si no sigues una dieta vegetariana podrás incluir huevos ecológicos, los lácteos sería preferible evitarlos, pero si no te es posible, la leche de cabra y sus derivados así como los quesos frescos serian la mejor opción, ya que acidifican menos nuestro organismo,  las carnes y pescados deberían de ser también de procedencia ecológica, para evitar las toxinas que estos acumulan en sus organismos por las dietas basadas en piensos y la inoculación de hormonas y antibióticos para su producción masiva. Todos estos productos de origen animal deberían comerse con moderación ya que acidifican el organismo.

 

Evitar tóxicos como tabaco y alcohol, el café y el te estimulan la función tiroidea por lo que debería limitarse su consumo.
 

Tomar infusiones que nos ayuden a limpiar nuestros filtros corporales para que estos puedan trabajar de forma más eficaz. Estos filtros son el hígado, riñón y pulmón que son los principales encargados de eliminar los tóxicos existentes en nuestra sangre. Estas infusiones incluyen para el hígado el cardo mariano, boldo, diente de león, alcachofera,…para el pulmón la pulmonaria, gordolobo,…y en el caso del riñón tenemos la arenaria, el té verde,…
 

Seguramente estarás pensando que es muy difícil realizar este cambio de dieta, sin embargo es como todo en la vida, es tener ganas y predisposición a hacerlo, y verás que una vez que comiences se convierte en algo divertido y muy gratificante, ya que los efectos no sólo se van a notar por dentro, sino por fuera, te verás mejor la piel, te notarás más vital y lleno de energía, ágil tanto física como mentalmente, y llegará un momento en el que se vuelva tu rutina de vida y lo realices sin esfuerzo. Te darás cuenta de que todo son ventajas.


ALIMENTOS RECOMENDADOS Y DESACONSEJADOS
Una vez iniciado nuestro cambio de vida y desintoxicación del organismo existen una serie de alimentos que nos vendrán muy bien para ayudarnos en nuestro proceso, ya que son muy beneficiosos por tener un efecto sobre la glándula tiroidea que ayuda a disminuir la producción de hormonas tiroideas, y otros que no son muy recomendables. Paso a detallarlos a continuación:

 

 

Alimentos recomendados.
Los alimentos recomendados son bociógenos, esto quieres decir que tienen una sustancia natural que se encuentra en varios alimentos, especialmente en las verduras crucíferas. Por lo tanto al contener esta sustancia actuarán como fármacos antitiroideos naturales, ralentizando la tiroides a través de diversos medios. Estos pueden inhibir la capacidad del cuerpo de usar el yodo o detener el proceso a través del cual el yodo se convierte en las hormonas tiroideas. A veces, puede inhibir la secreción de la hormona tiroidea. 
No cabe ni que decir, que son más beneficiosos cuando se comen crudos, ya que tendrán todas sus enzimas y sustancias activas intactas. Puedes mirar recetas crudiveganas de cocinacurativa.com para que sea fácil y un autentico placer el hacerlo.
En primer lugar nombraremos a los pertenecientes al género de las crucíferas, como son Bok Choy, brócoli, coles de Bruselas, coliflor, berza, Kale/Col rizada, repollo,… nos serán útiles gracias a su aporte de ácidos clorogénico y cafeico que dificultarían la absorción del yodo.
El rábano es otro miembro de la familia de las crucíferas que puede ayudar a controlar la producción  excesiva de las hormonas que producen el hipertiroidismo, por lo que deberíamos añadirlo a nuestra dieta y consumirlo de forma regular.
Vegetales ricos en acido cafeico, como apio, naranjas, limones, calabazas, higos y lechuga.
Vegetales ricos en ácidos clorogénico como pimientos, pepinos, zanahorias, paltas, ciruelas, berenjenas. Melocotones, trigo. 
Vegetales ricos en acido elagico ( ayuda a disminuir la producción de las hormonas tiroideas): Granadas, uvas, frutos secos como las castañas o las nueces. 
Vegetales ricos en ácido Rosmarinico (componente que posee propiedades antitiroideas): Borraja (de preferencia cocinada)
Y los ricos en litiocomo las cebollas, espárragos, melones, perejil, papas y uvas.
La zanahoria es un regulador de las funciones de la glándula tiroides, útil en disfunciones por exceso o defecto. Comer zanahoria. 
Ácidos grasos omega 3, toman importante relevancia en el control de la inflamación que dispararía la respuesta autoinmune relacionada con la enfermedad de graves, por ello debemos aumenta r el consumo de semillas de lino o linaza, nueces, aguacate, aceite de oliva.
Las legumbres han sido tradicionalmente aconsejadas a los pacientes con hipertiroidismo.
Los cacahuetes o maní, el mijo (un cereal) y los piñones son muy recomendables ya que inhiben la producción de tiroxina.
Frutas y alimentos crudos (ensaladas) en exceso. La Medicina Tradicional China dice que los alimentos crudos y “refrescantes” tienden a calmar la tiroides ya que enfrían o refrescan nuestro organismo. Esto es más evidente en invierno ya que cuando hace frío no nos apetece tomar ensaladas ni fruta en exceso.

 

Alimentos desaconsejados. 
Estarían desaconsejados todos los alimentos que incrementan la producción de tiroxina, principalmente los alimentos hipertiroidales, que producen un incremento de la producción de la tiroides, alimentos con alto contenido en yodo. 
Las algas marinas la mayoría contienen mucho yodo, por lo que estaría desaconsejado su consumo, especialmente la especie Fucus vesiculosus , los mariscos y pescados como salmón, bacalao, caballa, arenque, atún en aceite entre otros.
Evitar la sal yodada.
Evitaremos los excitantes, alimentos o plantas medicinales, nos activen el metabolismo, o según la medicina china“calienten” como: la canela, el ginseng, el mate, el café y en general todas las plantas picantes.
Plantas como hinojo, hiedra terrestre e hisopo estarían desaconsejadas.
Se recomienda no abusar de carnes rojas y embutidos También se recomienda evitar los alimentos refinados y procesados.
Deberíamos de moderar el consumo del ajo, avena, almendra, coco, avellana, fresa, soya, girasol, lentejas, tomates, manzanas, mangos, dátiles, nueces del Brasil, piñas, guisantes, almendras, albaricoques, espinacas, habas y maíz.

 

Por supuesto, consumir siempre alimentos orgánicos y ecológicos. 
Y añadiremos también todos los cambios de dieta nombrados anteriormente.
    

FITOTERAPIA 

 

La botica de la naturaleza nos da infinitud de recursos para paliar nuestras enfermedades, como ya me habrás visto decir en otros artículos, la mayoría de los fármacos existentes vienen de las plantas, por lo que si aprendemos a hacer un buen uso de ellas, tendremos en nuestra mano la salud, tanto en prevención como en conservación, así como también recuperar esta un vez perdida.
En el caso en particular del hipertiroidismo tenemos diferentes plantas que nos pueden ayudar de forma directa o indirecta, siempre y cuando apoyemos esta acción con una desintoxicación del organismo como hemos visto anteriormente, para no sobrecargar esta glándula y darle la oportunidad de volver a la normalidad.
En primer lugar, tenemos las infusiones limpiadoras de filtros que vimos anteriormente. Estas hierbas nos van a servir de ayuda para la recuperación del normal funcionamiento de la glándula tiroides, gracias a la limpieza del organismo de sustancias toxicas, lo que permitirá una regularización del mismo.
Por otro lado tenemos plantas medicinales que nos ayudaran de forma directa en casos de hipertiroidismo.


La menta de lobo
La menta de lobo (Lycopusvirginica) es un buen remedio para el hipertiroidismo, especialmente cuando tus síntomas incluyen dificultad para respirar, palpitaciones, y temblor. Esta hierba trabaja para reducir la cantidad de hormona producida por la tiroides. El ácido litospérmico presente en la menta de lobo disminuye los niveles de algunas hormonas, incluyendo la hormona tiroidea tiroxina (T3). Este ácido también impide que los anticuerpos se unan a las células en tu glándula tiroides hiperactiva. Muchos estudios han demostrado que ayuda a disminuir los niveles de TSH y T4. También afecta la síntesis de la síntesis de la hormona tiroidea. La menta de lobo también contiene la conversión de T4 a T3. 
Precaución: Las mujeres embarazadas y lactantes no deben tomar la hierba menta de lobo.

 

Hoja de limón/melisa 
La hoja de limón o melisa, como la menta de lobo, pertenece a la familia de la menta. Se ha utilizado tradicionalmente para curar el nerviosismo, dolores de cabeza por migraña, hipertensión e hipertiroidismo. Algunos estudios in vitro han demostrado que el bálsamo de limón ayuda a bloquear los receptores de hormonas que estimulan la tiroides. Esto inhibe la unión de TSH (hormona estimulante de la tiroides) a los tejidos de la tiroides. También inhibe la unión de autoanticuerpos en la enfermedad de Graves

 

Agripalma 
La agripalma 
(Leonurus cardiaca), de nuevo una hierba de la familia de la menta, es buena para el hipertiroidismo. No lo hace directamente trabajando en la glándula tiroides u hormonas, pero ayuda a traer equilibrio al aliviar los síntomas relacionados con la tiroides hiperactiva tales como palpitaciones, ansiedad, falta de sueño y el apetito deprimido también. Esta hierba puede ser usada como un bloqueador beta natural que ayuda con condiciones tales como alta frecuencia cardíaca y palpitaciones. 
Precaución: Si estás tomando medicamentos para el corazón, consulta a tu médico.

 

Existe  una tisana está recomendada por el célebre Dr. José Luis Berdonces en su libro Manual de Medicina Naturista que,  es muy recomendable en el caso del hipertiroidismo ya que incluye las hierbas medicinales con acción especifica antitiroidea. Es recomendable tomar varias veces al día para beneficiarnos de sus propiedades. Dos cucharitas de la mezcla por taza de agua hirviendo, dejar reposar 10 minutos.
35g de lobo (Lycopus europaeus)
20g de agripalma (Leonurus cardiaca)
20g de amapola de california (Eschsoltzia californica)

 

La col
La col posee ácidos cafeico y clorogénico, que le confieren propiedades antitiroidales. El jugo de la planta exprimida puede ayudar a reducir la producción hormonal de la tiroides. Se puede exprimir un par de hojas de col y tome el jugo a cucharadas mezclado con un poco de jugo de limón.


Rábano
El rábano es muy efectivo para regular la producción excesiva de hormonas. Por lo que un licuado de este vegetal nos beneficiara enorme mente para ello licuaremos 2 rábanos con ½ limón y 200ml de agua. El tomar esta bebida por las mañanas nos ayudara a desintoxicar nuestro organismo a parte de la acción específica antitiroidea, puedes tomarlo  semanas alternas, combinándolo con jugo de col y zanahoria. El sabor es algo fuerte, entre picante y ácido, pero es muy efectivo para regular la tiroides en casos de hipertiroidismo.


EJERCICIO REGULAR
Hacer ejercicio moderado y regular toma una especial relevancia en el regulamiento de la glándula tiroidea, por lo menos una media hora todos los días. El ejercicio ayuda a aumentar el metabolismo y a quemar calorías, lo que evitará el exceso de peso. El ejercicio aumenta el flujo sanguíneo y estimula la hormona tiroidea, Si  no estás acostumbrado a hacer ejercicio, puedes comenzar lento. Treinta minutos de caminar, nadar o bailar es suficiente para obtener beneficios. 

 

DORMIR
Dormir bien y descansar lo suficiente es igualmente necesario, ya que, aunque no lo parezca, nuestro organismo también trabaja por la noche, y para que pueda secretar las hormonas necesarias y eliminar las sustancias tóxicas como debe, es necesario que le proporcionemos un descanso eficiente a las horas oportunas.


ESTRES
El estrés es uno de los peores enemigos de nuestra salud. El hipotálamo es un maestro de orquesta particularmente importante en el organismo y su relación con nuestros pensamientos es muy estrecha. Por lo tanto la afectación por estrés tiene una repercusión directa en este, y todas las funciones que dependen de él, incluido el tiroides.

 

ESTADO DE ANIMO
Aunque parezca un cliché nuestro estado de ánimo, autoestima y relaciones personales influyen en nuestra salud y la de nuestras células. Es importante tener un buen estado de ánimo  y relaciones personales saludables, sobretodo en estados de hipotiroidismo, donde estas se ven afectadas y hay tendencias depresivas. La infusión de hipérico puede ayudarnos en este aspecto.

 

 
Siempre ante cualquier duda acudiremos a nuestro médico de cabecera. Y nunca dejaremos nuestro tratamiento habitual, si cambiamos nuestros hábitos es muy probable que revirtamos el proceso y podamos prescindir de él, pero siempre bajo supervisión médica y analítica.

 

Si quieres ampliar alguna información en particular o tienes alguna pregunta, puedes ponerte en contacto conmigo cocinacurativa@hotmail.com

 

© Nerea de la Torre

 en redes sociales :

 

QUIERES ESTAR INFORMADO DE LAS  ULTIMAS NOVEDADES DE COCINACURATIVA, SIGUENOS EN FACEBOOK

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
©cocinacurativa ©Nerea de la Torre. Todos los derechos reservados. Contenido propiedad de su autor. Prohibida la reproducción total o parcial. ©Copyright 2017- 2018.