CHÍA

 

Estas pequeñas semillas de color blanco y negro, son un superalimento que no puede faltar en nuestra despensa curativa. Era un alimento imprescindible para los aztecas, por lo que su uso se remonta a tiempos inmemoriales. Su gran aporte nutricional es el causante de su denominación como superalimento.

 

Son una excelente fuente de proteínas y ácidos grasos omega 3. También aportan minerales como magnesio, zinc, hierro, fósforo, potasio, y calcio, vitaminas del grupo B, antioxidantes y fibra. Contienen más calcio que la leche, tres veces más hierro que las espinacas, tres veces más antioxidantes que los arándanos, dos veces más potasio que los plátanos, más omega 3 que el salmón, y aporta dos veces más proteína que cualquier otra semilla, de ahí que se le llame súper alimento.


Una de sus cualidad más importantes, y causante de algunos de sus efectos terapéuticos, es la presencia de mucílagos, una sustancia gelatinosa que se forma al entrar en contacto con líquido. Son capaces de absorber 10 veces su peso en agua.


PROPIEDADES


Sus mucílagos retrasan la absorción de azúcares y su paso a sangre, por lo que son muy recomendables en pacientes diabéticos.

 

Son cardioprotectoras, su contenido en ácidos grasos omega 3 ayudan a la reducción del colesterol total y el LDL (malo), ayudan a la regulación del la tensión arterial, son beneficiosas para las paredes vasculares y el funcionamiento del corazón, previenen contra la arterioesclerosis. 


A nivel gastrointestinal sus mucílagos y su alto contenido en fibra, aportarán múltiples beneficios. Es un alimento prebiótico, debido a su fibra soluble fermentable en colon. Su consumo es ideal en el tratamiento de hemorroides y estreñimiento, así como también es útil en el tratamiento de la diarreas. Su consumo regular previene el cáncer de colon. Es útil también para casos de gastritis, y por otro lado ayuda a la desintoxicación hepática.       


Para deportistas, a parte de sus beneficios a nivel nutricional, aumenta la resistencia y el rendimiento en el deporte.

 

Tienen efecto antiinflamatorio, por lo que recomendable en pacientes con artritis. 


Combate los radicales libres y al envejecimiento prematuro celular por su contenido en antioxidantes.


Por otro lado son muy adecuadas para dietas de adelgazamiento, ya que por un lado nos ayudarán a sentirnos saciados por más tiempo, por otro tenemos la reducción en la absorción de azúcares.


Su gran aporte mineral nos ayudará a la remineralización ósea, recomendado su consumo en casos de osteoporosis o en etapas de crecimiento.

 

Por otro lado estas grasas serán muy beneficiosas a nivel sistema nervioso por su contenido en vitaminas del grupo B.


Ayuda a regular el sueño y mejorar el estado de ánimo, ya que son ricas en triptófano.


COCINA CURATIVA


Son de sabor suave, es un alimento muy versátil, se puede utilizar para realizar todo tipo de recetas.

 

Para hacer pudding, como postre o para el desayuno, combinándolas con leches vegetales y frutas, es un pudding suave y delicioso que te hará empezar el día lleno de energía y salud.


Las puedes añadir a tus batidos, panes, postres, salsas,… incluso a tus aguas detox.


Otra opción es hacer el gel de chía. Las mezclas con agua, y el resultado lo metes en la nevera, y te servirá para darle un aporte extra de nutrientes a tus recetas, añadiéndolo cada vez que las realices.


Las puedes consumir también crudas usándolas en ensaladas, purés, verduras,….

 

© Nerea de la Torre

 en redes sociales :

 

QUIERES ESTAR INFORMADO DE LAS  ULTIMAS NOVEDADES DE COCINACURATIVA, SIGUENOS EN FACEBOOK

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
©cocinacurativa ©Nerea de la Torre. Todos los derechos reservados. Contenido propiedad de su autor. Prohibida la reproducción total o parcial. ©Copyright 2017- 2018.