DIABETES

 

 

En nuestros días, ya la diabetes es algo muy común, pero si echamos la mirada atrás, hace unos años era algo muy extraño. Hoy en día es algo corriente, ya que nuestra dieta predispone a un agotamiento pancreático desde etapas muy tempranas de la vida, como son harinas refinadas, panes blancos, pastas, galletas, refrescos, bollería, salsas, precocinados,… y como no, azúcar, azúcar que hoy en día está en la mayoría de los productos procesados que consumimos, ya sea en forma de jarabe de maíz alto en fructosa, maltosa, sacarosa, dextrosa,… por lo que nuestro páncreas sufre casi en cada ingesta picos de glucemia, con los que tiene que mediar, hasta que al final se altera y empiezan a descompensarse las medidas de azúcar en sangre. Por ello cada vez hay mas jóvenes y niños afectados por la diabetes.


Existen tres tipos de diabetes, la tipo I, la tipo II y la gestacional.
La tipo I, son aquellos casos en los que existe una deficiencia insulínica y de función pancreática, no eres capaz de producir la insulina, por lo que te la tienes que administrar exógena y tener cuidado con las ingestas de glúcidos de forma rigurosa toda tu vida. Esto es debido a una reacción autoinmune contra tu propio páncreas. Este tipo de diabetes antes era casi exclusivo de niños y raro, hoy en día cada vez es más frecuente que ocurra, e incluso en adultos.
En cambio la tipo II
 es diferente, ya que el páncreas produce insulina, pero o no lo hace en cantidades adecuadas, o esta no hace bien su efecto. Esta antes era exclusiva casi de personas de avanzada edad, hoy en día es común en jóvenes y niños.

En el caso de la gestacional, el propio embarazo nos hace estar mas susceptibles a resistencia insulínica, pero si eso lo acompañamos de una dieta inadecuada, tenemos más probabilidades de padecerla. Lo bueno es que este tipo se revierte tras el parto en la mayoría de las ocasiones.


La diabetes en una enfermedad de relevancia, que puede producir complicaciones graves, hasta la muerte. 


Todos los tipos de diabetes en los últimos años por los hábitos dietéticos y el estilo de vida moderno, se han visto aumentados. Por lo que podrían ser evitables en la mayoría de los casos.


Al ingerir alimentos, como son las pastas y panes blancos, arroz blanco, bollería, dulces, azúcar blanca, salsas, embutidos, procesados, fast food, precocinados,… hace que de modo exacerbado tras la ingesta se eleve la glucemia, ya que estos azúcares pasan rápidamente del intestino a la sangre. Para ello el páncreas genera una respuesta exacerbada también, produciendo grandes cantidades de insulina, que harán que esa azúcar pase a la célula, y lo que no haga falta pase a ser grasa y se acumule en los tejidos de reserva. Ahora bien, cuando esto es mantenido en el tiempo, éste se cansa y “se pone en huelga”, ya que se le pide trabajar demasiado, por lo que tendremos niveles altos de azúcar circulando en sangre, y por el riesgo que produce esto a nivel de aumento de pH, descalcificación, daño tisular,… debe ser eliminada, de ahí que se aumente el nivel de orina en estas personas, con la consiguiente sed desproporcionada y hambre, porque sus células no tienen suficiente suministro de glúcidos, ya que no entran. Lógicamente para que llegue este estado, debe ser mantenido en el tiempo.


Existen algunos factores relacionados con la aparición diabetes, como son los malos hábitos alimenticios, ya comentados, por supuesto el sedentarismo, el gran mal del siglo XXI, y la obesidad, consecuencia de las dos anteriores.


Pero como puedes ver, todas son cosas que se pueden evitar, ayudando a si no está muy dañado, la recuperación pancreática y normalización de la glucemia. 

 

RECOMENDACIONES COCINA CURATIVA


Existen muchos estudios que abalan, que unos correctos hábitos alimenticios y cambios en el estilo de vida, pueden ayudar a regular los niveles de glucemia e incluso revertir la diabetes tipo II.


Lo primero es un cambio de dieta, deben ser excluidos de ella los alimentos procesados, y como no, el azúcar blanco. Deberíamos basar nuestra dieta en productos lo más natural posibles, frutas, verduras, cereales integrales como arroz integral o avena, quinoa, amaranto, legumbres, pastas de cereales integrales como la de arroz integral o espelta, trigo sarraceno,…


Se podría endulzar con azúcar de coco, que tiene un bajo índice glucémico, y es muy mineralizante, siempre con moderación. También, si gusta el sabor de la estevia, se podría usar, ya que ayuda a regular el nivel de glucemia a parte de endulzar, siempre natural, no preparados comerciales, por ejemplo la hoja seca en infusión varias veces al día. 


Es importante un aporte alto en fibra en la dieta para hacer que el paso a la sangre de glúcidos sea lento, y controlado, y por otro lado, que incluso algunos queden atrapados por esta y expulsados con las heces. 


El tomar una dieta con abundante alimentación crudivegana para alguien que quiera reducir sus nivele de glucemia en sangre, sería ideal, ya que tiene un alto índice de aporte en fibra que impedirá esos picos de glucemia en sangre, y aparte muchos vegetales tienen sustancias que ayudarán a regularizar la glucemia.


El consumir guisantes frescos es recomendable, ya que ayuda a la regulación insulínica. Al igual que el consumo de shitake, es un tipo de seta que tiene propiedades también anticancerígenas.
Por otro lado los berros, brócoli y la levadura de cerveza tienen cromo, que ayuda también a la regulación del azúcar en sangre. Imagínate por ejemplo en un desayuno, como puede reaccionar tu cuerpo ante un batido de berros y plátano, que es dulce, pero le ayuda a regular la glucemia, en contra de un bocadillo de pan blanco con embutido, que te la dispara. 


El psyllium también es de relevancia en el control de la glucemia,  y en impedir los picos de ésta.
El incluir semillas como chía y lino en nuestra dieta nos beneficiará mucho, ya sea en forma de pudding o añadiendo el gel a batidos.


La avena regula los niveles en sangre de azúcar, por lo que tomada en copos o en leche vegetal será de gran ayuda.


La canela regula también los niveles de azúcar en sangre, añádela a tus recetas o tómala en infusión.


El aceite de coco es un regulador de la glucemia,  por lo que si te gusta el chocolate negro, puedes tomar mi receta de tableta de chocolate para mejorar tu diabetes. También las tartas crudiveganas te ayudarán ya que por su alto contenido en fibra la liberación de azúcar es lenta. Lógicamente, si eres diabético, cuando prepares uno de estos postres, tienes que reducir la cantidad de azúcares que le añadas, ya sea en forma de azúcar de coco, dátiles, higos,…Los helados crudiveganos también serían una opción a tener en cuenta, para esos placeres de vez en cuando. El arroz con leche de quinoa, también te será de gran ayuda, ya que baja la glucemia por la canela, avena de la leche, la quinoa… tienes muchos recursos para cambiar los procesados, por dulces sin culpa y sin elevaciones dañinas de glucemia. 


Por otro lado es importante la práctica de ejercicio regular, así sea un paseo al aire libre o nadar. Actividades como la realización de yoga serán muy recomendables como coadyuvantes de la dieta.


PRECAUCIONES


Estas medidas no son sustitutos de la medicación, es muy probable que llevándolas a cabo su glucemia se vaya reduciendo hasta poder llegar a prescindir de ella, pero debe ser mediante controles glucémicos en cada ingesta, control y recomendación de su médico o endocrino.


Si tienes alguna duda o quieres realizar alguna consulta, no dudes en ponerte en contacto   cocinacurativa@hotmail.com


 

© Nerea de la Torre

 

 en redes sociales :

 

QUIERES ESTAR INFORMADO DE LAS  ULTIMAS NOVEDADES DE COCINACURATIVA, SIGUENOS EN FACEBOOK

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
©cocinacurativa ©Nerea de la Torre. Todos los derechos reservados. Contenido propiedad de su autor. Prohibida la reproducción total o parcial. ©Copyright 2017- 2018.