DOS MEDICOS QUE CURABAN EL CANCER

Existen dos médicos de nuestra era, que desarrollaron programas desintoxicantes centrados en la curación de enfermedades crónicas, y entre ellas del cáncer. Basaron sus vidas en desarrollar y aplicar este tipo de terapias, con según ellos un éxito arrollador.

 

La primera de ellos es la Dra. Johanna Budwig, y el otro es el Dr. Max Gerson.  Ambos desarrollaron ideas revolucionarias, de aplicación en nuestros días de forma alternativa,  crearon fundaciones e institutos de renombre mundial, debido a sus tasas de curación. Vamos a conocer un poco más sobre estas dos importantes revolucionarios.

 

Johanna Budwig, fallecida en 2003 a los 95 años, fue siete veces nominada al Nobel de  medicina por sus trabajos. Comenzó su camino en el mundo de la ciencia estudiando farmacia, también fue licenciada en física, y doctora en química.  Fue la primera científica en diferenciar las grasas saturadas de las insaturadas. Y profundizó en sus investigaciones sobre las grasas trans, muy de moda en esa época, vs ácidos omega. Por su puesto sus resultados fueron devastadores, y al hacerlos públicos la industria agroalimentaria le vino encima, ya que había demostrado algo que hasta entonces todos ignoraban, el gran perjuicio que son para la salud las grasas trans. Por otro lado había descubierto lo beneficioso de los ácidos omega, en particular del omega 3 , y continuó investigando sobre ellos e hizo un descubrimiento bastante importante. Los ácidos omega 3 facilitan el paso de oxígeno a la célula, por ello en procesos cancerígenos será beneficioso, ya que un cáncer no sobrevive en presencia de oxígeno, ya que su mecanismo de producción de energía es anaerobio.

 

A raíz de ello desarrollo la famosa crema budwig, donde mezcla aceite de linaza alto en omega 3 con requesón. Ella no era partidaria de lácteos en dietas anticáncer, los eliminaba, pero dejaba el requesón, ya que como química no encontró ninguna otra sustancia que lo sustituyera, debido a que éste contiene una sustancia azufrada que reacciona con la linaza y lo hace más efectivo, al volverlo hidrosoluble y poderse así absorber.

 

Comenzó a desarrollar su terapia anticáncer que basaba en una dieta libre de tóxicos, básicamente vegetariana, ecológica y  su famosa crema, a grandes rasgos. Busco pacientes desahuciados de la medicina moderna, ya paliativos, considerados terminales y les ofrecía probar, y como no tenían nada que perder aceptaban, con la sorpresa de que les sobrevenía la curación.

 

Los cánceres que trato no eran especiales, fueron de todo tipo, por lo que sus resultados eran generalizables y encima era una terapia fácil y económica. Cuanto más relevancia fueron tomando sus actividades, más le llovieron las denuncias, ya no tenía en contra solo a la industria alimentaria, sino ahora también al colectivo médico, que la denunciaban por intrusismo. A lo largo de su vida le ocurrió en infinitud de ocasiones, pero ganaba todos los procesos judiciales, ya que se presentaba en el juicio con el enfermo curado como testigo. Y tanto fue así que para abrir su propio instituto sin tener más problemas, hizo la carrera de medicina.  

 

Sus tasas de curación no eran de un 20% o un 50%, que ya tratándose de enfermedades crónicas degenerativas, y cánceres en ocasiones terminales, sería un gran éxito, esta mujer logro tasas de curación del 90%, lo que es un dato muy relevante.

 

El Dr. Max Gerson, fue un médico judío, que sufría unas fatales migrañas que lo dejaban postrado en cama. Aburrido de no encontrar solución, un día, a sabiendas de que el 80% del sistema inmunológico reside en el intestino, decidió empezar por ahí para curar sus migrañas. Eliminó los procesados, carnes, sal y grasa,  se paso a una dieta vegetariana ecológica, y cuál fue su sorpresa cuando este mal que lo llevaba afectando años, se curó.


Comenzó a aplicar este tratamiento, basado en un cambio de dieta, en sus pacientes, cuando se dio cuenta que remitían otras enfermedades crónicas. De ahí a su paso a probarlo con pacientes oncológicos no paso mucho, el primero de ellos, remitió en meses. Creó la terapia Gerson, que se baso en desintoxicar el cuerpo, ya que él creía en la autocuración del mismo. Era una terapia basada en un régimen estricto alimenticio, basado en alimentos crudos vegetarianos, para el beneficio enzimático, con licuados verdes, su famosa sopa y enemas de café, entre otras cosas. Al tener un intestino limpio y sano se absorbían mejor los nutrientes, y por otro lado al desintoxicar el cuerpo, se le daba la capacidad para regenerarse y autocurarse. Esta es la base de su terapia. 

 

Dr. Gerson, también fue revolucionario para su época, aunque también lo sería para la actual, tanto, que su clínica la tuvo que montar en nuevo México, en la frontera con EEUU, ya que hacerlo en EEUU en aquel tiempo le no le fue permitido. El Dr. Gerson falleció por envenenamiento por arsénico en el 59. Actualmente  su hija Charlotte Gerson es la que la regenta la clínica de nuevo Mexico,  asi como otras, a la edad de 95 años, continuando con el legado de su padre, habiendo extendido este por diferentes países del mundo, incluyendo EEUU. Más de 200 publicaciones médicas, y miles de personas curadas de sus enfermedades "incurables", documentan la efectividad de la Terapia Gerson. Cuya clínica lleva activa desde hace 60 años.

 

 

Ellos creían sobre la eficacia de sus terápias, y dedicaron sus vidas a investigar sobre ellas y demostrarlas, aunque hoy en día su efectividad no ha sido aprobada por la comunidad científica ni médica.

*foto de Charlotte Gerson

 

© Nerea de la Torre

 en redes sociales :

 

QUIERES ESTAR INFORMADO DE LAS  ULTIMAS NOVEDADES DE COCINACURATIVA, SIGUENOS EN FACEBOOK

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
©cocinacurativa ©Nerea de la Torre. Todos los derechos reservados. Contenido propiedad de su autor. Prohibida la reproducción total o parcial. ©Copyright 2018.